Flores para Olga

Dice Jazmina Barrera en Cuaderno de faros que “morir en el mar tiene algo de sagrado”. Mi abuela no murió en el mar, pero sus restos ahí descansan. Creo que también hay algo de sagrado en ello. Tengo las coordenadas exactas del lugar donde dejamos caer sus cenizas contenidas en una cripta biodegradable y subacuática. Pero me gusta pensar que si aviento un ramo de flores en el Océano Índico, la corriente las hará viajar hasta la costa de Guerrero en el Pacífico. No importa en qué parte del mundo me encuentre: siempre le puedo llevar flores a mi abuela.

(Imagen superior: mi abuela en Acapulco con su papá y dos de sus hijos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s